19 de noviembre de 2016

Sarah Varcas - SÚPER LUNAS Y LUNA NEGRA LILITH: ¡NO PUEDES TENER UNA SIN LA OTRA! - 12 de Noviembre 2016


Traducción: Laura Gualtieri
Difusión: El Manantial del Caduceo en la Era del Ahora
http://www.manantialcaduceo.com.ar/libros.htm
https://www.facebook.com/ManantialCaduceo

Primero, las cuestiones técnicas!

El término Súper Luna se refiere a una luna llena que ocurre en (o cerca) el punto de órbita de la luna más cercano a la Tierra (conocido como perigeo lunar). Por lo general, hay entre cuatro y seis de esas lunas en un año. Una súper luna llena se muestra visiblemente más grande en el cielo y puede ser vista como verdaderamente espectacular, especialmente en el hemisferio norte durante el invierno cuando está en su mayor tamaño.
Este término fue acuñado por el astrólogo Richard Nolle en 1979. Él observó que el estrés geo-fisico parece ser mayor dentro de los tres días de su ocurrencia, en cualquier lado, causando terremotos y otros fenómenos climáticos extremos. Sin embargo, investigaciones posteriores refutaron esta afirmación, por lo que se ha generado un debate en este sentido.

Nolle estableció que la Luna debe estar dentro del 90% del perigeo para ser considerada súper luna. Sin embargo, esto puede asignar el estado de “súper” a una luna que está a más de viente grados de distancia del perigeo: un orbe muy generoso de influencia astrológica. En la práctica ahora aplico un orbe mucho más pequeño para identificar qué súper lunas tendrán un impacto particularmente significativo sobre nosotros, tanto como individuos como colectivamente. En general, si una luna está a más de cinco grados de distancia del perigeo, no le asignaría una influencia significativa más allá de la de una luna nueva o llena común, a menos que esté en conjunción con un planeta más cercano al perigeo lunar que actúa como puente.
Entonces, todo eso, ¿qué tiene que ver con Lilith, la Luna Negra?
Todo, porque la Luna Negra Lilith (LNL) es el punto en la órbita de la luna más lejano a la Tierra (conocido como apogeo lunar). En las fases llena, nueva y cuartos lunares, LNL está enfrente del perigeo lunar donde ocurren las súper lunas. El perigeo lunar también se llama Priapus después de uno de los varios dioses griegos de la fertilidad, pero hablaremos más sobre él en un minuto...
Lilith refleja nuestro poder inherente y la mayor resistencia al control por fuerzas externas. Ella nos invita a canalizar las energías más primitivas del universo y conectarnos profundamente con el ser atemporal, no formado por las fuerzas socializadoras de la familia, la sociedad y la autoridad. LNL es el femenino indomable, pero no restringido por género. Ella existe dentro de todos nosotros. Donde la luna puede ser fácilmente influenciada y profundamente impresionable, la Luna Negra es lo opuesto: impenetrable y firme. LNL es nuestra fuerza oculta y nos regala su poder cuando todo lo demás falla. Ella es nosotros en nuestros momentos más oscuros, cuando descubrimos que podemos sobrevivir de todos modos, e incluso prosperar.
Cuando nos encontramos con LNL sabemos todo sobre ella! Los torbellinos de la vida soplan a través y alrededor de nosotros y nos enfrentamos con oportunidades para descubrir nuestra propia potencia absoluta como respuesta. Por el contrario, su opuesto, Priapus se representa con una erección permanente y sobredimensionada, representando su lujuria sin fin y la frustración constante que surgió de su impotencia acompañante.
Astrológicamente simboliza las trampas del deseo egoico, la interminable búsqueda de la satisfacción que define el reino humano. Si buscamos riqueza y fortuna, paz interior y sabiduría o seguridad y protección, el deseo y sus objetos conforman cada vida, al igual que el reflujo y el flujo de satisfacción, frustración y perversión de ese deseo. En un nivel, somos lo que queremos y queremos lo que creemos que mejorará nuestra calidad de vida. Pero la satisfacción de un deseo a menudo desencadena el surgimiento de otro en rápida sucesión, mientras que el hambre humano final – para la liberación de los grilletes de los vínculos egoístas y la realización del uno superior – permanece insatisfecho.
Lo que nos cuenta algo importante sobre el significado astrológico de las súper lunas: que se producen en alineación con Priapus, que significan un momento de gran deseo y todo lo que va con él – la frustración, la avaricia, el apego, y la competencia. Cuando se produce corremos el riesgo de ser consumidos por los aspectos más básicos de la naturaleza humana a medida que se levantan para tomar el control. Mientras que Lilith es un lugar de espíritu empoderado, Priapus es un lugar de ego existente, donde luchamos para lo que deseamos sin importar su impacto en nuestra vida: el querer simplemente es razón suficiente para perseguirlo, sea alimento, bebida, otra persona, estatus social, un objeto, una experiencia, incluso la muerte.
Sea lo que sea que deseemos, cuando la Luna está dentro de los cinco grados de Priapus, podemos perder el ansia si no resolvemos permanecer conscientes y despiertos. Lilith sabe esto y ofrece una mano amiga si estamos preparados para tomarla.
Pero he escuchado que las súper lunas son buenas y vienen con un gran poder positivo. De la manera que lo cuentas, lo haces parecer como algo a lo que hay que temerle!
Lo que realmente hacemos de una súper luna depende de nosotros. Podemos permitirnos ser consumidos por la codicia y perseguir obstinadamente nuestros deseos, incluso cuando no están en nuestros mejores intereses. O podemos usar el tiempo poderoso para nutrir los deseos que mejorarán nuestra percepción, aumentarán nuestra paz y servirán a un bien mayor. La forma en que gestionamos el deseo y respondemos a su demanda es clave. ¿Asumimos un derecho a tener lo que queramos y lanzar una rabieta cada vez que la vida no nos lo cumple? ¿Colocamos nuestros deseos sobre todos los demás y esperamos que bailen a nuestro ritmo? ¿Elevamos los deseos de los demás y desechamos los nuestros como distracciones irritantes? ¿Hacemos lo que queremos a través del corazón para ver lo bien que se alinea con un conocimiento más profundo? Y, quizás lo más importante, ¿qué dice nuestra respuesta al deseo sobre lo que realmente necesitamos?
Entonces, ¿cual es la diferencia entre una súper luna y una nueva?
La dinámica de una súper luna llena:
Cuando la luna está llena se encuentra exactamente enfrente del sol, por lo que una luna llena se da siempre en el signo opuesto del Zodiaco al Sol. Cada luna de este tipo lleva cierto grado de tensión debido a que el sol y la luna nos tiran en direcciones opuestas pero intrínsecamente ligadas. El instinto, un sentimiento en sí mismo (la luna) quiere hacer una cosa y nuestro consciente, el yo intencional (el sol) quiere hacer lo contrario. De hecho, estos aparentes opuestos son extremos en un espectro que se necesitan mutuamente para existir. El reconocimiento de su interdependencia convierte una lucha interna y externa en una rica y compleja danza de paradoja, equilibrio, discernimiento y autoexpresión. Esto es real para toda la energía de la luna llena.
Cuando una luna llena incorpora a Priapus (en conjunción con la Luna) y a Lilith (en conjunción con el Sol), tenemos una energía potencialmente disruptiva para manejar, por la luna instintiva que es superada con deseo y anhelo mientras que el Sol consciente está alineado con el poder crudo, inmensurable e impersonal. Maltratemos a estos dos clientes tramposos y sabremos todo sobre ellos. Cuando nos encontramos con la energía de oposición a menudo favorecemos un extremo del espectro y evitamos o proyectamos el otro. La tarea de cualquier oposición astrológica es siempre llevar los dos extremos a la plena conciencia, reconociéndolos como aspectos igualmente significativos y vibrantes de nuestro yo central.
Si estamos a favor del extremo Luna/Priapus en una súper luna llena podemos encontrarnos en deuda con los deseos que no nos alimentan a largo plazo. Podemos perder la capacidad de retrasar la gratificación en honor de aspiraciones más significativas, en lugar de priorizar la satisfacción de las demandas egoicas. Al igual que un niño enojado negándose a comer su comida favorita, mientras que todo el mundo parece estar comiendo, nos oponemos al mundo que nos rodea, tiramos nuestros juguetes fuera del cochecito y por lo general esperamos e insistimos en que lo conseguiremos a nuestra manera.
La forma en que hacemos esto variará dependiendo de nuestro propio estilo personal. Si tendemos a manipular sutilmente a la gente para que piense como nosotros, podemos llegar a ser súper manipuladores, jugando con todo a nuestro alrededor como un títere con una cuerda. Si tendemos a ser francos, lo podemos ser aún más, asumiendo que nuestra palabra es la ley y sintiéndonos cada vez más frustrados cuando otros no le dan el respeto debido! Si tendemos a la independencia y a seguir adelante con nuestras cosas, podemos estar tan separados de las preocupaciones y sentimientos de otros que pisoteamos sus esperanzas y sueños sin siquiera un saludo de despedida. Cualquiera que sea nuestra configuración habitual por defecto, se magnifica en una súper luna llena, al igual que las consecuencias de nuestras acciones.
Mientras todo esto esta ocurriendo con el sol en conjunción a Lilith, el asiento del poder puro y primario, podemos ver cómo las cosas podrían estar saliéndose de control! Si permitimos que nuestra naturaleza egoica del deseo funcione salvajemente, puede inconscientemente sacar provecho de LNL para alimentar su vandalismo, creando una mezcla embriagadora y potente de egoísmo y narcisismo absoluto. Alternativamente, podemos rechazar a LNL, proyectándola hacia el mundo que nos rodea, percibiéndonos como impotentes y toda agencia en manos de otros. Esto crea una frustración intensa y un potencial de conflicto significativo tanto afuera como adentro.
Pero no tiene por qué ser así. La alineación del Sol y la Luna con LNL y Priapus proporciona la oportunidad perfecta para conocer nuestra naturaleza del deseo; para sentir el fuego del anhelo que nos distrae de nuestro verdadero camino y diferenciarlo de los deseos sagrados que nos progresan en su recorrido. Si nos acercamos a una súper luna (incluyendo los tres días de cada lado de ella) con conciencia y decidimos usar sus energías para turbar nuestro crecimiento, puede ser un tiempo de gran perspicacia. Podemos penetrar las corrientes más profundas que se mueven dentro de nosotros, trazando el flujo del deseo en todos los niveles de nuestro ser: físico, mental, emocional y espiritual. Al hacer esto podemos reconocer dónde incorporamos la voluntad sagrada (Luna Negra Lilith) y donde buscamos imponer nuestra voluntad egoica (Priapus) en el mundo que nos rodea. En ese momento tenemos una opción: ¿invertimos esta poderosa energía lunar en conseguir nuestro propio camino o permitir que la Fuente Sagrada tenga su camino con nosotros?
Puede ser tentador ver esto como un tiempo para verter al ego dentro de la sumisión, pero esto sería imprudente. El ego no es nuestro enemigo público, sino un aspecto de la naturaleza humana que necesita compasión, comprensión y un amor feroz que exige su máxima expresión, alineado con el espíritu y actuando en armonía con la vida misma. No estamos encarnados para erradicar el ego sino para refinarlo de tal manera que se convierta en una herramienta para la liberación y no en un obstáculo. Las súper lunas llenas proporcionan una clase magistral en cómo hacer eso si nos comprometemos a ser estudiantes dispuestos.
La mejor manera de usar la energía de la súper luna llena es reflexionar sobre aquello que anhelamos tanto que hasta duele y esas cosas que tememos perder. Considerar lo que pensamos que queremos en comparación con lo que nuestro corazón anhela, y contemplar la diferencia de calidad entre la mente y los deseos del corazón. Cuando sabemos lo que queremos con nuestro corazón y alma, los deseos fugaces de la mente - a menudo motivados por evitar el lugar de la autenticidad - pierden su brillo y las necesidades más auténticas tienen prioridad. Podemos entonces tomar una acción significativa a la luz de la súper luna llena, que fomenta nuestro viaje hacia una vida centrada en el corazón, alineada con la Fuente Sagrada.
La dinámica de una súper luna llena:
Cuando la luna es nueva el sol y la luna están en el mismo grado del zodiaco, trabajando juntos en armonía. Como guisantes en una vaina, se apoyan y se reflejan mutuamente, llevando al instintivo, sintiéndose a sí mismo (luna) en alineación con el yo consciente, intencional (sol). Es por eso que las lunas nuevas son tradicionalmente un tiempo para ir hacia adentro, porque, a diferencia de la luna llena cuando navegamos por el mundo de los opuestos, en la luna nueva la coherencia interna surge más fácilmente y podemos descansar en nuestro centro, completos.
En una súper luna nueva, tanto el Sol como la Luna están en conjunción con Priapus, el lugar del desenfrenado deseo y la impotencia, que nos lleva cara a cara con ansia y anhelo, lujuria y anhelo. Deseamos lo que nos falta y la envidia puede ser abundante. La paz tradicional de una luna nueva puede ser destruida por una psique bajo asedio, obligada a exigencias autoimpuestas que no puede cumplir. El amor no correspondido puede sentirse especialmente amargo en una súper luna nueva, al igual que las oportunidades perdidas o las decisiones pasadas que fallaron en cumplir con lo planeado. En esta luna nueva estamos consumidos por la falta de influencia sobre el mundo que nos rodea y el curso de nuestras propias vidas. Podemos sentirnos obligados a actuar y sin embargo impotentes para lograr los cambios que deseamos. Hasta, es decir, nos alineamos con la corriente más profunda del devenir sagrado en nuestra vida y adoptamos su ritmo como el nuestro.
Este proceso puede requerir renunciar a un largo y acariciado sueño mientras reconocemos las fuerzas inconscientes que lo han propulsado maliciosamente. Lo que pensamos era un deseo de hacer el bien se revela como simplemente una necesidad de reconocimiento. Lo que creíamos que debía ser nuestro destino se convierte en la mayor distracción de todo lo que podríamos llegar a ser. Lo que asumimos es que la verdad de nuestras vidas está expuesta como una mentira confusa que nosotros mismos hemos perpetuado. Podemos ver todo esto en una súper luna nueva si nos atrevemos a mirar en su oscuridad y reconocer lo que encontramos. O podemos permitir que las fuerzas del ego nos lleguen a su especial frenesí y persigan (sin éxito) la satisfacción de todo lo que demandan.
A diferencia de la súper luna llena cuando el sol ilumina la Luna Negra Lilith y aprovecha su poder desenfrenado, en la súper luna nueva espera en las alas. Si queremos invocarla, ella estará allí para nosotros, infundiéndonos con el poder de renunciar a los grilletes que cortan en nuestra carne y aprisionan nuestra alma. Pero tan felizmente nos dejará cavar en un pozo de la frustración como insistimos en que la vida debe ser una cierta manera a pesar de todas las pruebas en contrario. Para sacar lo mejor de esta luna debemos comprometernos en un viaje interior que puede ser aterrador.
Podemos tener que enfrentar el hecho de que lo que pensamos que queríamos no es más que un pálido reflejo de lo que realmente somos. Las ideas que surgen en una nueva súper luna pueden cambiar una vida si las dejamos. Si, sin embargo, si decidimos ignorarlos, la vida se verá empañada por nuestra negativa a honrar lo que es inevitablemente cierto.
La acción es menos importante en una súper luna nueva, pero el viaje interior es vital si queremos recalibrar el deseo de reflejar mejor nuestra esencia central. Este es un tiempo de penetración y comprensión, de penetrar nuestra naturaleza de deseo para percibir mejor lo que motiva las elecciones que hacemos. Responder es para otro día. Aquí sembramos las semillas de una nueva forma de vida, plantada en la tierra sagrada de nuestro ser y regada con conciencia. No estamos siempre unidos por los deseos que nos mantienen corriendo exhaustos en la rueda de ardilla. Tampoco estamos obligados a la demanda de satisfacción de nuestro ego en todo momento. Podemos desengancharnos de todo eso, conectándonos con los movimientos más profundos del alma, hasta ahora ocultos a la vista.
¿Cómo sé si nací con una súper luna?
Si el Sol y la Luna están en el mismo grado en su carta natal, usted nació en una luna nueva. Si también están dentro de los cinco grados del grado opuesto a su Luna Negra natal Lilith nació en una súper luna nueva.
Si el sol y la luna se oponen en su carta natal, usted nació en una luna llena. Si el Sol también está dentro de los cinco grados de su Luna Negra natal, Lilith, nació en una súper luna llena.
¿Qué significa nacer en una superluna?
Para los nacidos en una súper luna, la naturaleza lunar se ilumina y se realza. Las emociones y los instintos se convierten en fuerzas poderosas, para bien o para mal dependiendo de cómo se manejan. Además, todos los asuntos relacionados con la luna en la carta de nacimiento llevan un peso añadido, y la casa gobernada por la luna (la casa con Cáncer en su cúspide) es de particular importancia. Aquí podemos encontrar frustración severa a satisfacción profunda, dependiendo de lo bien que manejamos nuestros deseos y nuestra relación con las corrientes que se despliegan de nuestra vida. Si insistimos en cavar y exigir que la vida haga lo que ordenamos, nos encontraremos con obstáculos cada vez mayores a la satisfacción y cumplimiento hasta que eventualmente nos pintemos en un rincón y no tengamos más remedio que renunciar al deseo egoico y honrar la voluntad divina, lo que sea que signifique para nosotros.
Sin embargo, tan pronto como decidimos escuchar la voz del corazón y permitir que nuestros instintos sirvan al conocimiento interno en lugar de la demanda egoica, nuestra vida comienza a transformarse, como lo hace nuestra huella energética, que forma y se configura por nuestra interacción con la mundo. El interminable lazo de retroalimentación de energía entre nosotros y nuestro entorno crea un equilibrio nutritivo en nuestras vidas y podemos conectar con un profundo pozo interior de sabiduría de la que nuestra vida fluye instintivamente.
Si nacemos en una súper luna nueva debemos prestar atención a nuestra relación con el deseo y nuestras suposiciones acerca de la vida. Aprender a retrasar la gratificación en lugar de tratar de suavizar el deseo a cada paso es una lección importante, cuanto antes aprendido mejor! Recuerde, Luna Negra Lilith es una fuerza distante en una nueva súper luna y podemos luchar para sentir nuestra conexión a un mayor poder. Podemos creer que todo depende de nosotros o del destino. Que no podemos cambiar nuestra vida sólo reaccionando a ella, alimentando los antojos, demandas y deseos que experimentamos a medida que avanzamos; buscando siempre el alivio que se aleja de nosotros proporcional a la velocidad con la que nos complacemos al ego e ignoramos nuestra esencia.
Para los que nacen en una súper luna nueva la mayor sabiduría puede ser encontrada en cuestionar deseos, no satisfacerlos, descascarar las capas hasta que se pueda conocer el deseo más profundo y más sincero, y luego vivir en honor de eso.
Si nacemos en una súper luna llena, la forma en que actuamos es de suma importancia, especialmente en relación con los problemas lunares y solares en nuestra carta natal. La energía emocional e instintiva que invirtamos en nuestro comportamiento se sobrecarga y lleva una fuerza que cambia la vida dentro de ella. Debemos tratarlo con respeto y valorar la claridad del propósito sobre todo. Si no está claro por qué queremos perseguir algo o alguien con tanto celo, mejor no hacemos nada hasta que entendamos más.
Con nuestro Sol natal en el mismo grado que la Luna Negra Lilith tenemos el poder de crear o destruir a través de lo que puede parecer actos bastante insignificantes. Es nuestro deber personal alinear este poder con la Fuente Sagrada y usarlo de acuerdo con el despliegue de un destino mayor, no para servir a un futuro formado sólo por la demanda egoica. Es importante que nos comprometemos a llevar las fuerzas inconscientes a la conciencia para que podamos actuar en auténtica alineación con nuestro yo central. Este proceso toma tiempo, y los años más jóvenes de alguien nacido en una súper luna llena puede ser salpicado con experiencias que revelan el potencial destructivo del deseo sin límites, antes de que puedan aprovechar más fácilmente la fuerza creativa soltada cuando el deseo está alineado con la Fuente Sagrada.
Espero que este torbellino a través del mundo de las súper lunas les haya ayudado a entender mejor su impacto en su propia vida y cómo trabajar mejor con su energía significativa para el mayor bien de todos!

Sarah Varcas
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...