30 de noviembre de 2016

Maryann Rada - Anica, Con Los Pleyadianos - Hablaremos De La Paz Hasta El Fin Del Tiempo -



https://luminousdimensions.files.wordpress.com/2016/11/6561573831_101fa835e8_o.jpg
Hoy estamos hablando con un viejo amigo, los Pleyadianos. Aunque nosotros, hablando por la Liga de la Luz, somos Pleyadianos también, casi todos provenimos del mundo del vecindario estelar de Taygeta llamado Temmer. En este mensaje vamos a estar en contacto con Pleyadianos de un grupo de mundos de la estrella Alcyone. Nosotros, como humanos Pleyadianos, hemos compartido una historia de muchas maneras, aunque cada mundo porta su propia historia única. En este comunicado deseamos enfocarnos en nuestra perspectiva de este grupo de circunstancias presente en juego ahora en su mundo, y cómo juntos podemos llegar al momento siguiente como aliados con un futuro común.


Hace mucho tiempo nuestro escape momentáneo de las garras del imperio condujo a nuestro pueblo a la reflexión sobre lo que significa ser quien declaramos ser y lo que declaramos ser. Orgullosos de lo que portábamos en nuestro interior como códigos genéticos y con recuerdos de civilizaciones, pasamos por lo que ustedes llamarían ‘un bajar de las nubes.’ El puño férreo de un poder frío e inflexible sobre nuestro mundo se había retraído el suficiente tiempo para que nuestra gente se reuniera y respirara el dulce aire de la libertad, unidos con una visión compartida para nuestra supervivencia futura como seres libres y sin complicaciones, como una raza de seres humanos que se habían establecido en una tierra nueva y distante que generaciones presentes llaman hogar. Juntos nuestros antepasados crearon una nueva civilización en una tierra extranjera, viviendo en paz unos con otros y con aquellos que les habían dado la bienvenida como invitados, como colonizadores, y finalmente como familia. Miren, hace miles de generaciones hubo una gran diseminación de la humanidad, surgiendo muchas nuevas civilizaciones como consecuencia. El lazo común de la humanidad es lo que enlaza estos mundo— incluyendo el nuestro y el suyo.
La amenaza que inició la diáspora se arrastra todavía a lo largo de realidades dentro del nido de este hogar galáctico, moviéndose sigilosamente hacia una vista más obvia, preparándose en caso de que haya una ruptura que ellos han planeado desde hace mucho tiempo. Ahora es el momento de luchar o escapar para esta presencia oscura, y todo depende de cuánta luz pueden portar ustedes juntos. Permítannos explicarlo.
Cuando nuestros mundos cayeron ante la senda merodeadora de las fuerzas expansionistas imperiales, nuestra gente ya había empezado a olvidar la realidad de las flotas ancestrales portando un cargo de ADN desde la cuna misma de la civilización humana tras la frántica lucha de proporciones difíciles de entender. Sobre el trauma de un recuerdo demasiado pesado yacía una manta protectora del olvido sobre las mentes de los muchos, mientras que el temor estallaba en ira y violencia de parte de otros para mantener alejado el dolor del recuerdo. Tuvimos que unirnos de alguna manera para emerger como civilización humana de las fuerzas opresivas que estaban listas para acercarse a su presa. Éste fue el punto en el que nuestra población humana entera tomó una decisión que nos trajo a una confrontación directa con el lado oscuro del recuerdo, el temor y la represión. Su población humana está en ese punto actualmente.
Nosotros vimos en cada uno el monstruo que temíamos volvernos. Quienes eligieron la violencia vieron la debilidad y la entrega inconsciente, y quienes eligieron la angustia impotente vieron la locura sin control, incontrolable. Quienes vieron estos extremos como las facetas de la misma cosa entendieron el temor, pero no lo temieron; ellos osaron recordar lo que la humanidad había logrado alguna vez y lideraron el camino a través del tenso territorio del temor, el enojo y el desorden con un sólo pensamiento compartido: “nosotros recordamos quiénes somos.” Éste fue el llamado que nos condujo a todos a casa eventualmente, y salvó a nuestra gente de perderse a sí misma en la arremetida de los hacedores de la proyección del temor.
Baste decir que ésta es una introducción de nuestra historia en particular, y para asegurarles que entendemos el momento presente de su mundo. Nuestra gente trajo a relieve de la conciencia la legacía de la humanidad a la luz del recuerdo de nuestra divinidad y soberanía compartida, y el poder para crear. Sabemos de otros mundos que, como el nuestro, como el suyo, confrontaron el espectro de la humanidad subyugada, dividida por el caos engendrado por los agentes manifestados del temor, por proyecciones de energéticas disminuídas. En el ahora que ustedes tienen ante sí como un futuro que puede ser todavía, el camino adelante debe ser el camino que anule el descuido de la entropía y la ceguera de la ira. Deben deshacerse del paradigma de la polaridad y encontrar el camino a través. Esto significa llegar al mundo libre y justo alcanzable al momento en que liberen la polaridad como la base para todo y abracen el amor como la realidad subyacente de todas las cosas.
Una vez se den cuenta de que el amor hace sus propias reglas por separado y afuera de las limitaciones de la polaridad, ustedes ya no necesitarán\ buscar la libertad porque van a estar en otro tipo de realidad en el que la libertad se vuelve más un estado que ustedes saben de manera natural que son, algo que profesan tener. Hay una poderosa diferencia en esto.
Sus temores pueden cobrar forma tan fácilmente como pueden disolverse. Para quienes viven dentro de la realidad del temor, sin importar cómo hayan llegado allí, el camino pudiera parecerles perdido. Similarmente, para quienes están atrapados en la realidad del enojo, alimentada por un mundo en llamas, pudiera parecerles que se los robaron. Estas realidades son las que nuestro pueblo confrontó y de las que se escapó. Superamos la polaridad, no para encontrar un camino intermedio sino uno más elevado. Nosotros vemos en el corazón de la humanidad en su mundo y nos vemos a nosotros mismos en reflexión. Así como lo hemos hecho nosotros, también pueden hacerlo ustedes. Estamos aguardando su decisión total y los alentamos a poner de lado aquello que los mantiene en una realidad que amenaza socavar su expresión total como humanos, o que los separa unos de otros de cualquier manera. Osen ver la humanidad en otro que está al margen de ustedes. No teman; no se ha perdido el amor. Es lo que los une y lo que transforma su mundo y su realidad.
El cambio que ustedes están experimentando los dejará bastante cambiados. Los saludamos como nuestra familia, como amigos y como vecinos, en una transición pacífica a una nueva luz.
Comentario de Anica:
Perdido, pero no por completo, es el camino a la remembranza. Para encontrarlo deben estar dispuestos a poner de lado todo lo que ustedes usan para definirse a sí mismos dentro de la ilusión de una luz altamente polarizada. Aunque se sienta atemorizante, es necesario estar libre de cualquier cosa que, en un sentido, los magnetice hacia una u otra idea nacida de una emoción altamente cargada o una conceptualización. Por consiguiente, desmagnetizados, ustedes están libres para llegar a la conciencia plena del yo a la luz del autoconocimiento, en vez de una creencia. Éste es un camino a la remembranza seguro a seguir desde aquí, lo cual proporciona a su mundo una identidad común como pueblo de un mundo libre y soberano. Sean libres de este modo y con el pleno conocimiento del poder del amor para transformar.
Maryann Rada | 20 de noviembre del 2016


https://luminousdimensions.wordpress.com/2016/11/20/until-the-end-of-time-we-will-speak-of-peace-anica-with-the-pleiadians/
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...