18 de septiembre de 2016

Selacia - Cómo procesar días como el 9/11 - 11 de Septiembre 2016




Traducción: Laura Gualtieri
Difusión: El Manantial del Caduceo en la Era del Ahora
http://www.manantialcaduceo.com.ar/libros.htm

https://www.facebook.com/ManantialCaduceo





Hay muchos días que ustedes recordarán en esta vida. Estos serán momentos que tuvieron un impacto tan profundo sobre la visión de la existencia que cuando se reflexiona sobre ellos, pueden sentir tanto una gran alegría como una profunda tristeza.


9/11




La mayoría de nosotros puede recordar donde estuvo el 9/11. Ese día, hace 15 años es uno de esos momentos importantes de la vida que recordamos, y en efecto, que no podremos olvidar. Los ataques del 11 de septiembre están grabados para siempre en nuestras mentes como un momento en el que el mundo, repentinamente, se sintió menos seguro.




Procesar su experiencia




En este artículo se presentan algunas sugerencias para el procesamiento de las fechas claves para recordar – las buenas y las que suscitan profunda tristeza.

Los ejemplos típicos de buenos momentos incluyen el nacimiento de un hijo, la fecha de casamiento, el día que conoció a su alma gemela, un logro positivo en su carrera, y un fin de semana de retiro espiritual como su primera chispa del despertar.


Curiosamente, es la naturaleza humana – en realidad el ego y no el espiritual – poner más énfasis en los días memorables o en las experiencias que causan un dolor. Por ejemplo: fechas como el 9/11 reciben mucha atención y un sentido ampliado de importancia. Solo de pensar en ellas, fácilmente se vuelven a suscitar sentimientos profundos de tristeza, ira y una multitud de otras emociones basadas en el dolor. Revivir imágenes y sonidos lo hace aún peor.






Condicionamiento para centrarse en lo negativo




Las personas tienen este condicionamiento para centrarse en lo negativo – también lo hacen los periodistas que cubren las noticias. Las compañías de medios, en su mayoría propiedad de grandes empresas, son impulsadas por las ganancias y han descubierto que las malas noticias venden. Las mediciones de los medios se disparan cada vez que cubren un desastre tal como un ataque terrorista.


Para ponerlo en perspectiva, hay un montón de buenas noticias allá afuera. Y hay un sinnúmero de periodistas y otros escritores que comparten historias edificantes de valor y amor. Es útil recordar esto, especialmente en días como el aniversario del 9/11. Tengan esto en mente y busquen el lado bueno de las cosas terribles.

Después de todo, la mente irá a donde se coloca la atención. Está bien poner la mente en las noticias del 9/11 – eso es honrar a quienes murieron – pero háganlo con discernimiento y conocimiento a conciencia. No cedan su poder para que vaya al lugar del miedo, la preocupación, y que proyecte a futuro lo que podría haber pasado como consecuencia del 9/11.

Recuerden que la humanidad y las personas son básicamente buenas. Dentro de cada persona hay una chispa divina. Que la naturaleza del espíritu no está relacionada con la religión, la raza, el género, o el país de procedencia. Existe una bondad fundamental en cada uno de nosotros.

Acá no estamos hablando del pensamiento mágico. Todas las personas tenemos tanto la bondad como un lado oscuro. Además, ahora vivimos en un momento con la mayor y más diversa población humana que la Tierra haya tenido.

Las personas estamos en diversas etapas del despertar – algunas todavía siguen dormidas espiritualmente, y en el otro extremo del espectro, hay otros cuyas vidas fueron totalmente dedicadas al camino espiritual.

Lo mejor es evitar el juicio y no perder su valioso tiempo en categorizarse a sí mismo o a otros. El camino hacia la iluminación es un proceso continuo, no una escalera con niveles que se pueden medir. En cualquier punto del camino, una persona puede tomar una decisión desacertada que viene del ego. Incluso los maestros espirituales hacen esto – hay niveles de maestría.



Controlar su energía



Cuando revisen un evento trágico como el 9/11, hagan lo mejor para controlar su energía y estar presente. Recuerden: 9/11 no está ocurriendo ahora.

Sin embargo, debido a las referencias mediáticas frecuentes del 9/11, pueden sentir que esta experiencia esta ocurriendo en el momento presente. Entonces es posible que se preocupen por lo que podría ocurrir a continuación.

Autocensuren su mente. Solamente ustedes pueden controlar su propia mente en este momento. Pueden detener a su terrorista interno – su mente condicionada – de mantenerlo dentro de los circuitos del miedo. Recuerden respirar y volver al momento presente.




Reflexionando sobre sus propios momentos tristes

En la vida de cada persona van a haber momentos tristes, momentos en los que se pierde algo o alguien. Es parte del ser humano. Los momentos clave que mucha gente recuerda incluyen: el día que murió un ser querido, el día que un incendio destruyó su casa, o el día en el que fueron despedidos abruptamente de un trabajo atesorado.

No hay manera de medir el dolor de tales cosas. Cada uno de ellos puede provocar sentimientos de perdida, y con eso, la sensación de que una parte de nosotros se pierde. Eso no es cierto, por supuesto, pero se puede sentir así.

Dense cuenta, cuando se esta reflejando en la perdida, que la cosa o la persona no es su esencia individual. Esa parte de ustedes no es la otra persona, no lo es su casa, no lo es su trabajo. Que tiene una naturaleza espiritual eterna que trasciende todo lo demás.

Sus casas y sus trabajos no se van a ir con ustedes a su próxima vida. A veces se reencarna con algunas de las mismas personas, pero cada persona tiene su propia evolución espiritual única.

Si un ser querido muere, su espíritu va a seguir y va a tener muchas grandes aventuras. Al reflexionar sobre la perdida de esta persona, tengan en cuenta que no lo pierde como su mente condicionada les hace creer. Sí, ya no está desde lo físico ni cerca suyo. El duelo puede llevar tiempo. Honrar el proceso de duelo – es una forma de honrarse a sí mismo, a la otra persona y a su relación.

El duelo es una experiencia temporal – que no se extenderá por siempre. Concéntrense en lo bueno que hayan tenido con esa persona. Mantengan la vista superior en mente – el amor es el lazo eterno. Su amor por el otro se conecta a través del tiempo y las dimensiones. Este tipo de amor no tiene expectativas, no tiene reglas, y no hay limitaciones. El amor de esta naturaleza superior es ilimitado y honorable – la confianza de que el universo está orquestando el plan divino a la perfección.

Derechos de autor 2016 por Selacia – autora de Earth’s Pivotal Years, sanadora y maestra. *Todos los derechos reservados* www.Selacia.com* Pueden compartir estos artículos con sus amigos y colocarlos en su blog o sitio Web siempre que incluyan esta línea de derechos de autor y el texto completo del artículo.


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...