1 de octubre de 2016

Kryon por Lee Carroll - Reunión de Bienvenida - Tour de la Diosa - en Grecia, 16 a 28 de septiembre de 2016

 

Saludos, queridos, Yo Soy Kryon del Servicio Magnético.


Para quienes están escuchando, este es el comienzo de un tiempo especial. Estoy rodeado por quienes ustedes llamarían diosas. Mujeres que han decidido dedicar, invertir su tiempo durante un número de días para descubrir cosas sobre sí mismas que tal vez no sepan. Es un tiempo de introspección, y se lleva a cabo en Grecia.

Podrían preguntar: ¿Por qué aquí? ¿Qué significa esto? Habrá momentos en que el grupo visite solamente lugares históricos, y sin embargo habrá una sacralidad que van a descubrir. Y esa sacralidad será algo que el grupo trae a la zona, no algo que la zona les ofrece.

Este lugar es muy famoso y conocido como sede del pensamiento, de la filosofía, de las ideas. Muchas de las estructuras, los templos, pueden aparentar que los dioses no existen, o tal vez que fueron fabricados para la sociedad, para la civilización. Sin embargo aquí hay mucho más que meros edificios.


Lo que ustedes no saben es quién podría estar aquí. Y estuvo aquí. Algunos de los que están escuchándome, incluidas las damas frente a mí, tal vez se relacionen con esto o no, pero estoy a punto de contarles algo que tal vez encuentren interesante, respecto a por qué aquí hubo tanta introspección. Es un lugar conocido por el pensamiento, la filosofía, la poesía. Tanto pensamiento viene de algún otro lado, pero es todo introspectivo. Al visitar un edificio o tal vez un monumento a un dios con el que ni siquiera se relacionan, quiero que recuerden que esta es la sede de la introspección. De modo que la tierra está preparada para que ustedes piensen más allá de lo que es 3D.

Este lugar ha tenido durante siglos visitantes que se preguntan ¿Qué hay aquí, que es más? ¿Cuál es la filosofía de Dios? ¿Quién soy yo?

Y ahora una revelación. Ahora iré despacio, les voy a contar algo que para algunos es un repaso, pero yo diría que está relacionado con la zona, o sea que pertenece a este lugar.

Lo que les voy a contar puede no tener nombres propios ni de lugares, porque los nombres y los lugares varían, cambian con el paso de miles de años. No solo eso; la información puede contradecir aquello que les dijeron, incluso esotéricamente. Puede que no sea lo que piensan o creen. Pero se la daré de todos modos.

Mujeres: si echan un vistazo a su linaje completo, muchas de ustedes empezaron desde los comienzos; muchas fueron lemurianas. Incluso las que escuchan esta voz muy bien pueden tener ese atributo. Son almas muy antiguas, ya dijimos esto antes. Cuando Lemuria empezó a hundirse en el océano, desde la majestad de ser un mini continente hasta finalmente quedar solo las cimas de las montañas asomando fuera del agua - hoy llamadas Hawái - cuando empezó a hundirse, toda su población se fue. El hundimiento fue gradual: año a año, menos y menos territorio. Y eso es un miedo que literalmente se adhiere al individuo que ve su hogar tragado por las aguas, mientras el suelo bajo sus pies empieza a temblar por los volcanes, y se va deslizando de a poco hacia adentro del océano. Es un miedo a perder todo, incluyendo su vida, sus hijos, todo. Y así los lemurianos tomaron sus canoas, y el resto es historia que les hemos contado. Y luego ellos fueron a todas partes del planeta; las corrientes los llevaron hacia el sur; desembarcaron en la isla de Pascua, en Nueva Zelanda, en la costa oeste de Estados Unidos y también en otros lugares. Y les hemos contado esto: eventualmente, a lo largo de miles y miles de años se propagaron por todo el planeta y su linaje se difundió.

Pero ellos tenían algo en común: el Akasha les decía que eran más felices en una isla; entonces muchos lemurianos y sus hijos e hijas, a través de las edades, se encontraron con deseos de vivir en islas. Y así es como ustedes encuentran lemurianos y el pensamiento más elevado del planeta a lo largo de muchos, muchos siglos. ¿No tiene sentido que aquello a lo que estás acostumbrado se adhiera a tu Akasha y deseas hacerlo otra vez?

Una isla es segura: rodeada de agua, difícil para los conquistadores, permite el libre pensamiento; es seguro estar allí. Era allí donde habían criado sus familias anteriormente. Y se encontraban en islas. Queridos, hay algo peligroso al estar en una isla; a lo largo de miles de años muchas islas desaparecen. Como Lemuria; la mayoría por terremotos y acción volcánica; tectónica de placas, como quieran llamarlo, y la isla se hunde. Una y otra vez ustedes tuvieron otras experiencias de islas hundiéndose. Al menos tres de ellas se han adherido en su Akasha y ustedes las recuerdan, pero no las recuerdan como tres incidentes, porque su Akasha no es lineal, no cuenta los años ni los días ni las islas. Ustedes llamaron Atlántida a una única experiencia de isla hundida. (se ríe).

Ahora bien; si se hiciera una encuesta entre quienes están escuchando esto, o quienes están en el salón, entre las diosas presentes, y dijéramos: ¿Cuántas de ustedes creen haber estado en Atlántida? Se sorprenderían de cuántas manos verían. El síndrome de la isla que se hunde está más que nada en las almas antiguas. Ustedes dirán: "Yo estuve en Atlántida, lo sé, lo recuerdo." Y yo les diré qué recuerdan: recuerdan el miedo por la isla que se hunde. Desde Lemuria, a través del tiempo hasta la más reciente, y de eso quiero hablarles.

La experiencia más reciente de una isla hundida no fue lejos de aquí; fue en el Mediterráneo. Antes de que la cubriera el agua. ¿Por qué la cubrió el agua? No había una actividad volcánica que creara eso en el Mediterráneo. No, pero sí estaba en Gibraltar.

S hoy miran el mapa, verán que Gibraltar es una abertura pequeñita, y esa pequeña abertura permitió que el océano entrara a formar el Mediterráneo. Sí, en el Mediterráneo ya había agua antes, en forma natural, de otros orígenes, y por eso siempre hubo agua allí, pero no tanta como cuando se abrió Gibraltar debido a un terremoto. Se abrió y el océano se volcó hacia adentro, y esa isla en la que ustedes vivían seguros, llena de pensadores lemurianos, que ustedes ahora llaman Atlántida, estaba en el Mediterráneo y se inundó rápidamente. No lentamente, sino muy rápido. Los que pudieron escapar vinieron aquí (se ríe). Tal vez ahora saben un poquito de la historia de lo que está aquí.

Es esotéricamente interesante que los humanos hacen lo que hacen, y el hundimiento de esa isla que no era Atlántida pero para ustedes era una de tantas, y la más reciente, su hundimiento creó gran enojo. ¿Quién era este dios que hacía esto otra vez más? Entonces hubo, diríamos, una propensión a pensar más profundamente y decir: "Tal vez Dios no es Dios; tal vez hay muchos." Lo dejaré allí.

Pero ahora conocen una historia esotérica que nunca les conté antes, y he esperado para dársela ahora. ¿Eres atlante? ¿Eres lemuriano? ¿O es lo mismo? ¿Cuántas veces soportaste que se hundiera la isla, antes de decir: "Basta de islas para mí." ? (risas del público). Mi socio no estuvo aquí; él no fue atlante; él fue pescador, ya se lo he contado antes.

Eso es suficiente por ahora. Que comience la aventura.

Y así es.


Kryon


© Lee Carroll http://audio.kryon.com/en/1-Welcome-Greece-16.mp3
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...